Saltar al contenido

La historia de las correas NATO – G10

El nombre más correcto para la correa NATO es, en realidad, «G10». En 1973, la correa debutó en el British Ministry of Defence Standard 66-15. Para que los soldados tuvieran en sus manos una correa de estas características, tenían que rellenar un formulario conocido como el G1098 o “G10”, para abreviar.

Las primeras correas G10 eran de nylon, sólo fabricadas en «Gris Almirantazgo» con un ancho de 20 mm, y tenían hebilla y retenedores de latón cromado. Otro rasgo clave fue una segunda tira de nylon más corta sujeta a la hebilla. Como la correa iba a ser utilizada por militares, necesitaba ser funcional y a prueba de fallos. La tira extra de nylon tenía una hebilla en su extremo a través del cual pasaba la parte principal de la correa, después de que esta hubiera sido enlazada detrás del reloj. De esta forma la correa se ajustaba a la muñeca correcta y cómodamente, y la esfera permanecía exactamente donde se necesitaba.

Desde 1973, la correa G10 sólo ha sufrido ligeras modificaciones. La versión actual se ha reducido a 18 mm y ahora tiene herrajes de acero inoxidable. En 1978, una empresa conocida como Phoenix se hizo cargo de la producción de correas G10 para el ejercito, e hicieron un «verdadero negocio» al tomar esta decisión.

La característica más notable de una correa NATO es su construcción en una sola pieza. La mayoría de las demás correas están compuestas de dos piezas separadas, y sólo se pueden aplicar quitando las dos barras de resorte que se sujetan al reloj. Las correas NATO simplemente se pasan por debajo de las barras de resorte, por lo que se pueden quitar o aplicar fácilmente. Este sistema asegura que la caja del reloj no se suelte, incluso si se rompe una de las barras de resorte. Todas estas características hacen de las correas NATO una excelente elección para casi cualquier situación.

Cuando Sean Connery actuó en James Bond, pudimos ver en su muñeca el Submariner «Gran Corona» con una correa de nylon rayada. La correa era notable por su color azul marino con rayas rojas y verdes. Muchos entusiastas de los relojes han calificado esta correa de «Bond NATO». A pesar de las similitudes de la correa con una G10, Goldfinger comenzó a filmarse en 1964, nueve años antes de que se fabricara la primera correa G10 militar. Está claro que la correa que llevaba Connery tenía una construcción de una sola pieza muy simple y claramente diferente a la de una verdadera NATO.

Las correas G10 han tenido una fuerte tendencia al alza en los últimos cinco años. Aunque puede tratarse de una moda pasajera que finalmente se desvanezca, no parece que vaya a desaparecer a corto plazo. Relojeros como Tudor, Blancpain, Hamilton y Bremont han lanzado una correa G10 como accesorio para la compra de un reloj, o bien han ofrecido una como opción principal de correa para sus relojes.