Saltar al contenido

Cómo limpiar la correa de un reloj

Dado que la correa del reloj toca la piel directamente, puede dañarse o ensuciarse por la transpiración o el polvo. La falta de cuidado puede acelerar el deterioro de la pulsera, causar irritación de la piel o manchar el borde de la manga de la camisa que llevemos puesta. Os recomendamos seguir las precauciones que se indican a continuación para mantener el mejor estado de la correa durante el mayor tiempo posible.

Antes de ponernos a la faena con la limpieza, necesitamos saber el material del que está hecha nuestra correa. Como sabrás, hay distintos tipos de correa: correas de imitación a la pielcorreas de algún tipo de tela como el nyloncorreas metálicas o correas de plástico.

Cómo limpiar la correa de cuero de mi reloj

Una correa de cuero es más susceptible a la decoloración y deterioro por la humedad, el sudor y la luz solar directa que las bandas o correas de metal. Las correas de cuero pueden desgarrarse o desvanecerse. Estas correas requieren un cuidado constante y esto incluye prestar una atención especial a las circunstancias en las que se lleva puesto el reloj. No se debe llevar el reloj con pulsera de cuero mientras el usuario se baña, nada y trabaja con agua aunque el reloj sea resistente al agua. Además, es necesario tener cuidado al usar un reloj con una pulsera de color claro, ya que las manchas serán más visibles.

Se debe limpiar la humedad y el sudor tan pronto como sea posible frotando la correa suavemente con un paño suave y seco, y, a continuación, colocar el reloj en un área bien ventilada. No se debe exponer el reloj a la luz solar durante períodos prolongados (por ejemplo, durante la exposición prolongada al sol en el salpicadero de un coche), ya que esto puede provocar la decoloración, la transformación o incluso la rotura de la correa de cuero del reloj.

Existen unas correas con dorso (o incluso toda la correa) de piel sintética, más resistentes a la transpiración que una banda de piel auténtica. Sin embargo, el cuidado constante de las bandas es esencial en cualquiera de los casos.

Así que si nuestra correa es de cuero auténtico, la mejor manera de limpiarla es con un paño humedecido con agua: frotaremos despacio las zonas con mayor suciedad y, una vez limpia, dejaremos secar la correa en algún lugar alejado de la luz solar. Si la correa presenta manchas más difíciles de limpiar, se le puede aplicar una pequeña cantidad de jabón neutro con el trapo y luego aclararlo con agua (poniendo la correa debajo del grifo). En este caso, también es aconsejable dejar secar en un lugar alejado de la luz solar.

Una vez que la correa de cuero del reloj esté limpia, es recomendable hidratarla con algún tipo de crema nutritiva para la piel. Aquí te dejamos una tabla comparativa des las cremas que nosotros usamos:

out of stock
Amazon.es
Envío gratuito
15,00€
in stock
1 Nuevo Desde 15,00€
Amazon.es
Envío gratuito
13,70€
in stock
2 Nuevo Desde 13,70€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 17 agosto, 2019 9:25 am

Salvo que la correa sea de piel de ante; estas cremas nutritivas se aplican muy bien, no deja pegotes y la piel queda muy hidratada. Eso sí: se debe tener en cuenta que esta clase de productos suele oscurecer siempre un poco la piel tratada con ellos.

Como se puede ver, limpiar la correa de cuero para tu reloj es muy sencillo y rápido; solo necesitamos un trapo, agua, jabón y algún tipo de producto específico que hidrate la piel como el que se ha indicado arriba. Con esta limpieza, la correa de tu reloj tendrá una vida larga.

En este enlace te mostramos las correas de piel que tenemos en nuestro catálogo, por si finalmente necesitas cambiarla:

Correa cuero reloj

Cómo limpiar la correa de polipiel de mi reloj

Como sabrás, la polipiel es una imitación a la piel, no es piel auténtica, por lo que no tiene las mismas propiedades. ¿Esto qué significa? En primer lugar, no se le puede aplicar cremas hidratantes para volver a realzar su color. Para esta clase de correas, solamente podemos recomendar una limpieza con agua y jabón para las manchas que sean más oscuras. Este tipo de correas de imitación a la piel suelen envejecer mucho peor y suelen presentar grietas al cabo de unos pocos años. Al no ser correas de piel auténtica, su coste es mucho menor, por lo que, si ves que con el agua y el jabón no se limpia, te recomendamos cambiarla por una nueva.

Cómo limpiar la correa de plástico de mi reloj

Una correa de plástico es susceptible a la decoloración por la luz y puede deteriorarse por el contacto con los disolventes o la humedad de la atmósfera. Si las correas de plastico permanecen mojadas y en lugares muy húmedos o están expuestas a la luz solar por períodos prolongados, la tasa de deterioro puede acelerarse y pueden aparecer algunas grietas en la superficie de la correa. Además, una banda traslúcida, blanca o de color pálido absorbe fácilmente otros colores, lo que resulta en manchas de color o decoloración. Se debe tener especial cuidado con las correas de poliuretano, que a menudo se usan para deportes marinos o actividades al aire libre.

Cuando la correa de plástico pierda elasticidad, debemos ponernos en contacto con un Centro de Servicio Autorizado por el fabricante para reemplazarla por una nueva siempre y cuando esté en garantía. En el caso de que continuemos usando la banda tal y como está, puede que se agriete o se vuelva quebradiza con el tiempo.

Como las correas de polipiel, las correas de plástico suelen ser más problemáticas para su limpieza y sólo podemos recurrir al agua y al jabón. Para limpiar las correas de plástico no solemos usar trapo, sino que las ponemos directamente debajo del grifo y frotamos con nuestras manos sobre las zonas más sucias. Una vez realizado este proceso, dejamos secar y listo. Es necesario lavar la suciedad con agua y secar la correa completamente con un paño seco (debemos recordar proteger el cabezal del reloj de las salpicaduras de agua envolviéndolo en plástico, como hemos señalado más arriba).

Este tipo de correas se suelen agrietar con el tiempo; si es tu caso, aquí puedes encontrar correas de plástico como recambio para el reloj.

Cómo limpiar la correa NATO o de nylon de mi reloj

Aquí vamos a ser más prácticos: por nuestra experiencia, la mejor manera de limpiar este tipo de correas es, primero, separar la correa del reloj (en esta página te explico cómo hacerlo) y, luego, meterla dentro del bolsillo de un pantalón que tengas para lavar y… ¡¡A LA LAVADORA!! Sí, ya sabemos que igual suena poco ortodoxo, ¡¡PERO FUNCIONA!!. De todas formas, si con este truco no se queda la correa como esperabas… mira nuestra sección de correas Nato, verás que por el precio que tienen no merece la pena malgastar agua!!!

Correa nato barata

Cómo limpiar la correa metálica o de acero de mi reloj

Las correas metálicas se caracterizan por su extrema durabilidad; sin embargo, si queremos conservar su aspecto brillante y tenerla como el primer día a pesar del paso de los años, es muy recomendable limpiarla con cierta asiduidad.

Para empezar, hay que limpiar la correa de acero con un paño húmedo para quitar restos de polvo. Esto es aconsejable hacerlo a menudo, pues la acumulación de polvo puede llegar a causar daños en la correa, sobre todo arañazos microscópicos.

Después, cada varios meses, podemos quitarle la correa metálica a nuestro reloj (aquí explicamos cómo hacerlo) y limpiarla con una solución de agua y vinagre. Nosotros solemos usar una mezcla de 50% de agua y 50% de vinagre (ya sabréis que el vinagre es considerado como un muy eficaz quitamanchas). Después de la limpieza, debemos dejar la correa un par de horas a remojo para que la mezcla haga su trabajo y, finalmente, aclarar la correa debajo del grifo.

Si necesitas algún recambio para tu correa metálica, aquí puedes ver las correas metálicas que tenemos disponibles:

Correas Metálicas

Limpieza de brazaletes y pulseras

Ya puestos a limpiar las correas de nuestros relojes ¿por qué no aprovechar que estamos metidos en faena para pegarle un buen repaso a toda la bisutería? Seguro que han pasado años desde la última vez que limpiaste tus brazaletes y pulseras. ¡Manos a la obra!

Cómo limpiar el brazalete de metal de mi reloj

Incluso las bandas o pulseras de acero inoxidable se oxidan debido a la corrosión o transpiración acumulada entre los segmentos de la banda o pulsera. Esto se aplica especialmente a las pulseras sólidas, incluso las más costosas, que cuentan con espacios relativamente estrechos entre los segmentos y que pueden fácilmente acumular corrosión o transpiración. Este tipo de óxido puede resultar en una decoloración amarilla del brazalete.

Para prevenir el óxido, debemos limpiar la humedad, el sudor o la suciedad con un paño suave cuando sea conveniente. Para lavar el brazalete, se debe aplicar detergente neutro (mezclado con un poco de agua) a las bandas metálicas o pulseras cuando se noten manchas en la superficie. Para manchas pesadas, es aconsejable usar un cepillo de dientes y eliminar la mancha acumulada en los espacios de los segmentos de la pulsera/banda. No se debe olvidar proteger el cabezal del reloj de la humedad que pueda entrarle envolviéndolo en plástico. Después del lavado, se debe tener especial cuidado en limpiar los espacios entre los segmentos de la pulsera y la banda con una toalla y secar todo el reloj a fondo.

Algunas bandas de titanio utilizan pernos de acero inoxidable que tienen mayor durabilidad que el titanio. Por lo tanto, incluso si la pulsera del reloj es de titanio, la oxidación puede formarse en las partes de acero inoxidable. Si la oxidación avanza, los alfileres pueden saltar o caerse, y la caja del reloj puede caerse de la banda, o el gancho puede no abrirse. Si un alfiler se está saliendo de su sitio, puede lesionar al usuario. En tal caso, debe abstenerse de utilizar el reloj y ponerse en contacto con un centro de servicio autorizado por el fabricante para una reparación por parte de profesionales.

Esperamos que este artículo os haya sido de ayuda.

Que te parecen nuestras correas de esta categoría?

Click para valorar nuestros productos!

votación media / 5. Total de votos: